Vivienda Unifamiliar. Lliçà d’Amunt

arquitecto:

Josep Vila

Elisabet Ferrer

arq. técnico:

Lluis Talaminos

cliente:

Pere Andrés

empresa constructora:

TAYRO

situación:

C/ Pica d’EstatsS 30.Urb. Can Xicota. Lliça de Munt

superfície:

360 m2

presupuesto:

290.000 €

proyecto:

2006

ejecución:

2009

El proyecto responde a un programa muy concreto del propietario de una vivienda de 4 dormitorios, una gran sala de estar y cocina en una sola planta, y una planta semi enterrada que quedará abierta provisionalmente con un uso básicamente de aparcamiento.

El edificio se plantea como un solo volumen compacto y rectangular ligeramente elevado respecto al terreno que a medida que el desnivel de la parcela aumenta hace aparecer una nueva planta relacionada directamente con el jardín. Las fachadas norte-sur tienen un mismo tratamiento, se trata de enmarcar la totalidad del volumen de forma que actúe como porche tanto de cara al acceso como de salida a la terraza, en cambio, las fachadas laterales presentan una rotura de la cubierta para conseguir luz en el pasillo de acceso a las habitaciones y permitir así tener luz natural en todas las estancias de la vivienda.

Todo el volumen se deposita sobre el sótano quedando la planta baja ligeramente levantada del exterior y enfatizando así la idea de volumen independiente.

El proyecto responde a un programa muy concreto del propietario de una vivienda de 4 dormitorios, una gran sala de estar y cocina en una sola planta, y una planta semi enterrada que quedará abierta provisionalmente con un uso básicamente de aparcamiento. El edificio se plantea como un solo volumen compacto y rectangular ligeramente elevado respecto al terreno que a medida que el desnivel de la parcela aumenta hace aparecer una nueva planta relacionada directamente con el jardín. Las fachadas norte-sur tienen un mismo tratamiento, se trata de enmarcar la totalidad del volumen de forma que actúe como porche tanto de cara al acceso como de salida a la terraza, en cambio, las fachadas laterales presentan una rotura de la cubierta para conseguir luz en el pasillo de acceso a las habitaciones y permitir así tener luz natural en todas las estancias de la vivienda. Todo el volumen se deposita sobre el sótano quedando la planta baja ligeramente levantada del exterior y enfatizando así la idea de volumen independiente.